Hola a todos.

Hemos publicado un artículo en el periódico IDEAL que ha salido impreso el martes 8 de Noviembre de 2016. Hablamos de las lesiones derivadas de los micro-movimientos repetitivos, o lo que es lo mismo, acciones que repetimos muchas veces y que se limitan a pequeños movimientos del cuerpo, como son los click con el ratón del ordenador.

Aquí os dejamos el artículo de forma on-line, aunque también lo podéis leer en la versión digital del periódico Ideal. Y recordad que si tenéis cualquier duda respecto al tema, podéis llamarnos o mandarnos un e-mail.

Problemas de salud por movimientos repetitivos en el trabajo Muerte por clic

Una persona que trabaja con un ordenador puede hacer en una hora aproximadamente 900 clics de ratón. Eso supone 7200 clics en una jornada laboral de 8 horas, o lo que es lo mismo 144.000 clics al mes. Y ya si contamos con los que se hacen en casa como hobby o con el móvil, estaríamos hablando de cerca de 1.780.000 clics al año. Esta rutina puede terminar provocando trastornos músculo-esqueléticos debido a la repetición y al mantenimiento de una postura fija, pues los movimientos repetitivos o que requieren mantener una postura fija durante periodos largos suelen provocar  lesiones crónicas que  afectan con más frecuencia a los miembros superiores, manos, muñecas, codos, cervicales, etcétera.

Las lesiones más frecuentes son tendinitis, vértigos, síndrome del túnel carpiano, adormecimiento de la mano y dolores de cabeza crónicos, pero sino queda más remedio que seguir desarrollando el trabajo, una buena solución es la ya implantada en varios países europeos como Dinamarca o Inglaterra,  dónde se ha incorporado el masaje en la vida diaria y como medida de higiene postural del trabajador.  Está técnica también conocida como masaje On-Site (porque el masajista se desplaza al sitio) o masaje en silla ergonómica, en el que uno o varios masajistas van a las oficinas 5 o 6 veces al mes para dar un masaje de unos 30 minutos a cada miembro de la plantilla, facilita la recuperación muscular para poder seguir trabajando sin crear una lesión crónica y mejorando así la productividad, debido a se que evitan bajas y se mejora el ambiente.

Un buen ejemplo del concepto de integración del masaje en la rutina diaria es Tailandia, donde la gente una vez terminada la jornada laboral, se da un masaje de vuelta a casa para recuperarse del estrés físico y mental del día a día. También es normal que se den masajes dentro de las familias, ya que el masaje tailandés se estudia en los colegios  para fomentar la buena salud entre la población. En definitiva, podría decirse que estudiados los problemas que trae consigo la rutina de trabajo en la actualidad y las repercusiones en la salud, el masaje se ha convertido en una parte fundamental dentro de la sanidad de este país por sus innumerables ventajas.

El masaje tailandés se caracteriza por ser rápido, profundo y muy efectivo para ganar libertad de movimientos al combinar presiones con estiramientos. También suele aplicarse como complemento a otras actividades que requieren flexibilidad y control, como la gimnasia, acrobacia, yoga, pilates, artes marciales, running, y un largo etcétera, ya que ayuda a la asimilación y recuperación del entrenamiento.

Otro gran punto a favor de este tipo de masaje tailandés es que cualquier persona o profesional de las terapias manuales o deportivas puede aprender sus técnicas con facilidad tomando un curso de masaje en una escuela especializada en masaje tailandés. Un ejemplo es Kalathai, centro de formación concebido para el desarrollo personal y profesional del alumno especializado en este tipo de masajes. Kalathai es una escuela móvil, ya que aunque su centro central se encuentra en Granada, también se dirigen a otros centros para dar formación. Sus cursos son totalmente personalizados, adaptándose a las necesidades y horario de sus clientes.

 

También puedes encontrar el artículo en la plataforma web del periódico Ideal Salud pinchando en este link.


Deja una Respuesta