Tailandia La Casa de los Espíritus

1. Se llama casa de los espíritus o San Phra Phum a la pequeña construcción que casi todo edificio en Tailandia tiene ubicada a la entrada.
2. Este pequeño templo diminuto da cobijo a los espíritus que habitaban esa determinada parcela de terreno antes que sus humanos.
3. El tamaño de cada casa de los espíritus y el de su altar está condicionado por el de la parcela y el del edificio que en ella se ha levantado. Así, a mayor dimensión del inmueble en cuestión, mayor tendrá que ser su San Phra Phum.
4. El principal inquilino o espíritu habitante de un San Phra Phum puede tener distintas formas pero siempre está colocado bajo techo, a veces está representado como una entrañable pareja de abuelitos que descansa cómodamente sentada, en otras sin embargo, el espíritu no tiene forma humana.
5. Ocurre a veces que la representación del espíritu se parezca mucho a un dios de alguna religión que nada tenga que ver con el budismo, como Shiva o Ghanesa.
6. El espíritu de un San Phra Phum nunca se encontrará solo, suele contar con todos y cada uno de los elementos que le serían útiles en vida. En primer lugar tiene sirvientes, bailarines, comediantes, etc.
7. Para cuando necesite deslazarse de un lugar a otro, cuenta con elefantes y caballos. Vehículos como coches o motos puede servir también de ofrenda al espíritu en cuestión.
8. Este templo debe recibir al menos una ofrenda diaria. Cuantas más ofrendas reciba el espíritu más contento estará y, por tanto, mejor se portará con los habitantes humanos de la parcela.
9. Tres ofrendas nunca suelen faltar en una San Phra Phum:
• La primera de ellas es el incienso.
• La segunda es la vela o las velas, en definitiva, la LUZ.
• La tercera son las flores. Se dice que atraen la felicidad.
10. En la casa de los espíritus cualquier ofrenda es bienvenida. Es muy normal encontrarse con comida y, especialmente, con bebida. No te parezca raro ver refrescos abiertos, con pajita y todo, listos para tomar. Los niños suelen dejar sus juguetes favoritos cuando se cansan de ellos.
11. También se puede rezar ante estos templos pero a diferencia de en los templos grandes, para acercarse a ellos no es necesario descalzarse.
12. Antes de una clase de masaje tailandés se crea un altar, en el que buda ocupa la parte más alta, seguido del maestro Shivago. A este altar cada participante de la clase puede llevar un objeto que considere valioso, creando un altar único en cada clase.

Síguenos...Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+